Mogwai en el Casino de l’Aliança del Poblenou, 28 de octubre del 2011

Dos cosas me quedaron prendadas el día anterior antes y durante el concierto de Bonnie “Prince” Billy (cuya apreciación podéis ver aquí, y ya de paso os dais un paseo y visitáis la web Crazy Minds): el Poblenou, más allá del Razzmatazz, y al noroeste de las naves industriales, el vocerío y las borracheras del fin de semana, y al este de la minimetrópolis estilo L.A. Blade Runner que es el 22@ se mantiene un barrio con aspecto y con atmósfera de barrio, por desgracia olvidado en una esquina de la ciudad pero con una vitalidad y una energía que ya quisieran para sí en el centro. Por otro lado, el Casino de l’Aliança es un espacio que, creo, jamás será lo suficientemente reivindicado para este tipo de eventos. Y lo repetiré cuantas veces haga falta: el teatro del Casino no tan sólo es precioso, sino que es acogedor, cómodo y, por encima de cualquier consideración, tiene una acústica ACOJONANTE. Lo suyo sería decir abrumadora, diáfana, prístina, pontenciadora del más mínimo matiz, pero como que así queda más claro cuánto me impactó.

Y por eso mismo, por la cercanía al escenario que un teatro popular ofrece, por la acústica y, bueno, porque Mogwai no son de los de bajar el volumen a los amplis a niveles seguros para los oídos del respetable, asistimos al primer concierto de este ciclo que la organización del Primavera Sound ha bautizado como Imperdibles Marca de Cerveza Que Sabe a Meado de Burra.

Aparte de la coña de “tráete tapones, que yo los vi en el Primavera Sound del 2003 al aire libre y me dejaron un zumbido en los oídos durante tres días”, cuando vimos que en la entrada repartían nos entró el miedo. Pero el mundo es para los valientes.

Como valiente fue el telonero, Gruff Rhys, y su propuesta experimental: toda una mesa de atrezzo, claramente reaprovechada del almacén de l’Aliança, llena de todo tipo de cachivaches electrónicos. Un tipo de aspecto similar a Willy Toledo y torpón cual Mr Bean enredándose con cables y tropezando con los pies de micro, que se tiró más de diez minutos jugando con loops de guitarra y voces, y arrancando ruidos marcianos de todo aquello… Y cuando se mascaba el desastre (algunos asistentes no disimularon para nada las carcajadas), aligeró el ambiente con un par de letreros, escritos a mano, con los lemas “Aplaudiments” y “Gràcies”. Tras el agradecimiento del público, que veía que realmente se lo iba a pasar bien, volvió a la carga con una segunda canción de deliciosa y desvergonzada melodía pop. Puro pop electrónico bajo capas y capas de efectos de voz y distorsión electrónica, pero pop al fin y al cabo; como ejemplo ese “Gyrru Gyrru Gyrru” (“Drive Drive Drive” o, como nos dijo tras preguntar la traducción al público, “Condueix Condueix Condueix”), que a pesar de estar cantado en galés es infecciosamente pegadiza.

En ese momento, claro, acudes a la Wikipedia y te enteras de que es el cantante y compositor de Super Furry Animals, colaborador habitual de Mogwai, ocasional de Gorillaz, productor, galés… y eres consciente de lo poco que aún sabes de música, y del buen criterio y la valentía de la organización por apuestas como esta.

Gruff Rhys cuelga el cartel "Fin" para avisar que, efectivamente, acababa su actuación.

Tras una calurosa ovación de despedida, merecidísima por el buen rato que nos hizo pasar, y de llevarse todos los trastos sobre la mesa con la ayuda de un operario, empezaron las pruebas de sonido de Mogwai; hecho que nos reafirmó en la convicción de que no hicimos nada mal en llevar tapones para los oídos.

Mientras llevaban a cabo las pruebas y ponían a punto el ingente equipo que había sobre el escenario, un rápido repaso al público: muy del Primavera Sound, sin lugar a dudas; un montón de caras ya habituales en saraos musicales, algún vecino de algún bloguero amigo, unos cuantos saludos, desacartonamiento de posaderas (recordemos que el Casino se construyó en 1.929 y los asientos van en consonancia con la época). Y ganas. Se notaban las ganas que tenía la gente de Mogwai.

Efectivamente. Ovación sonora en cuanto hicieron aparición. Stuart Braithwaite con una camiseta roja con logo de Batman (la serie camp; no se puede negar que el chaval es friqui), sonrisa de oreja a oreja, cerveza en ristre (como el resto de componentes) y un acento glasgewiano cerrado que tumba de espaldas. Como me cuesta mucho distinguir las canciones de Mogwai, os dejo aquí el repertorio que interpretaron (bueno, y aquí en versiones de estudio). Impresiones generales: apabullantes, arrolladores y brutalmente delicados. A un servidor, fan del bajo, ver a Dominic Aitchison tocar arpegios y acordes con el bajo eléctrico me dejaba boquiabierto; y esas canciones cuya melodía la llevaba dicho instrumento ya eran, vamos, la repanocha. Rotundas, fabulosas, y algún adjetivo más aún que seguramente aún está por inventar.

Cinco tipos, cinco millones de decibelios por lo menos

Fue un concierto de sensaciones contrapuestas: Ante el virtuosismo a todo trapo estaba la contundencia del sonido; y si por una parte parecía que la melodía te transportaba como en una nave espacial mecida por vientos solares, por la otra tenías ganas de saltar del asiento y moverte al ritmo del bajo y la batería. Bueno, esa dicotomía la solucionó un asistente, que bajó por el pasillo (juraría que cuando Mogwai interpretaba “Rano Pano”) hasta la altura del proscenio para alborozo del grupo; fue obsequiado por Martin Bulloch con su cerveza; el tipo, vociferando en un castellano contaminado del soniquete italiano, nos conminó a levantarnos, y cuando el primer asistente le hizo caso, el frontal y el pasillo de la platea se convirtió en un mini Razzmatazz.

De todas formas, de pie frente al asiento, ya os digo que se disfrutaba igual y se bailaba mejor que ahí abajo. Pero había ganas de dejarse llevar por la música.

Ya en los bises, “Dial: Revenge”, con Gruff Rhys en las voces (sí, sí, voces: otra vez jugueteando con los loops, el tío), “2 Rights Make 1 Wrong” y “Mexican Grand Prix” sellaron un final rotundo. Otro concierto de los de 9 o 10 sobre 10, y cuyo recuerdo te llevas contigo… junto con un leve, apenas molesto acúfeno (porque no, señores, con lo bien que suena el Casino de l’Aliança -¿lo había dicho ya?-, ponerse los tapones y perderse la gran paleta de matices era casi blasfemo).

Anuncios

Autor: Álex Vidal

A los 7 años me llevaron a ver Star Wars y decidí estudiar Físicas. A los 11, leí a Asimov y me dije: "Yo quiero escribir historias tan grandes como estas" (espero que usando más palabras que él). Hoy trabajo juntando letras en una editorial mientras pierdo el tiempo en múltiples frentes. Aprendiz de todo y maestro de nada. Es mi sino.

6 comentarios en “Mogwai en el Casino de l’Aliança del Poblenou, 28 de octubre del 2011”

  1. Aparte de la coña de “tráete tapones, que yo los vi en el Primavera Sound del 2003 al aire libre y me dejaron un zumbido en los oídos durante tres días”,

    ¿Coña? ¿Cómo que coña? Yo os lo decía totalmente en serio. El ruido que hace esta gente solo es comparable al que hacían AC/DC y Manowar en sus años mozos, cuando estaban en el Guinnes como grupos más ruidosos del mundo.

    Cualquier concierto en el que toquen “2 Rights Make 1 Wrong” es, por definición, un escándalo de concierto. 😀 Menos mal que tocaron un par del Rock Action. Toy repasando el setlist y parece que, como mínimo, debió de ser igual de contundente que el concierto del PS 2003. 🙂

    1. La coña era la que llevábamos nosotros. Y el miedo, también 😀

      Yo no puedo comparar: ya sabes que es la primera vez que los veía. Pero habrás visto que me han impactado tanto como… Bueno, Bonnie “Prince” Billy me impactó un poco más, pero qué caramba, el concierto es de 9/10 p’arriba. Y a mí me parecieron MUY contundentes. Otra cosa es lo que diga la crítica, que según tu vecino los ponía a caer de un burro.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s