2018 (1.ª parte)

Foto destacada: © 2018, Ana Lorite

Otro año más. No sé siquiera si me he acercado al blog; me da entre pereza y vergüencita consultar las estadísticas, jeje. Ha sido un año intenso en muchos sentidos: mucha música, como veréis a continuación; bastante teatro, un poco más de soltura (aunque sigo desesperando a mis profes) con el bajo eléctrico y con el canto. Dos clubs de lectura y asistir, de vez en cuando, a un tercero. Quedar con los amigos de siempre y entablar nuevas amistades. Salir. Cantar el «Common People» hasta desgañitarme por la noche.

Como dice mi madre, si hay un terremoto, desde luego la casa no me va a caer encima.

Y después de muchas vueltas por la ciudad, parece que, por fin, he encontrado mi lugar aquí. Alquileres mediante (crucemos los dedos).

En definitiva: a pesar de unos cuantos sinsabores y disgustos (los cabrones nunca fallan), el balance es positivo. También reconozco que he cambiado la actitud en ciertos aspectos, e incluso de los contratiempos extraigo, por lo menos, una enseñanza, que ya es algo.

Pero bueno, volviendo al repaso del año recién caducado, me gustaría recordar unos cuantos momentos que etiquetaría en el disco duro de la memoria como «inolvidables». Y el primero que me viene son los conciertos de Maria Arnal i Marcel Bagés, sobre todo el del Teatre Tívoli, aunque en el del Palau de la Música se notó el rodaje adquirido en los meses de gira. Aunque se os pueda antojar un tropo, os lo juro: el vello estuvo de punta de principio a fin de sus shows.

Segundo momento (acabo de editar para situar este en segunda posición; mucho me temo que, a partir de aquí, la clasificación es meramente orientativa…): el concierto de Glen Hansard en una tienda en mitad de la campiña en Dingle (Irlanda). Un ambiente mágico y acogedor. «Falling Slowly» con Markéta Irglová por sorpresa y a traición, qué cosa más sobrecogedora. Y el viaje y la compañía y el lugar y todo.

Tercer momento: St. Vincent en el Vida. Cómo una guitarrista con una técnica precisa y casi matemática, un montaje escénico a lo Kraftwerk, pantallas, los músicos en la misma línea del escenario, algo que parece tan cerebral puede sonar y sentirse tan visceral. Maravilla. Mención especial para ese «New York» que, a pesar de que el público no respondió como ella (y yo) quisiera al mencionar Barcelona, sigue siendo, para mí, una de las mejores canciones de la década.

Cuarto momento: Spiritualized por partida doble: corriendo como un poseso el miércoles del Primavera Sound para poder conseguir tícket (¡muchas gracias, Jorge, Edu y Sergio por hacer cola por mí!) y sacarme la espinita de la última actuación en el PS que, por circunstancias ajenas a la organización (por decirlo metafóricamente), alguien me jodió mucho. Con orquesta y coro que, en ocasiones, la muralla de sonido y de luces eclipsaba completamente; cuando no, era celestial. Y hace un par de meses, en la sala Razzmatazz y con nuevo disco bajo el brazo. Joder, las nuevas canciones sonaban ya clásicas. Exquisito e impactante, como siempre.

Quinto momento: el estreno en septiembre del musical basado en el cómic Fun Home, de Alison Bechdel, que justo ahora estamos leyendo en el club de cómic. Un montaje que trabaja escalando la tensión de forma sutil hasta que desemboca y prácticamente estalla en la penúltima escena. Y yo, sentado en segunda fila en tol centro y que parecía la Fuente de Montjuïc de los lagrimones, buá.

Sexto momento: otro dividido en dos: ver a Enric Montefusco en un concierto prácticamente íntimo (¿qué habría, ciento y pocas personas, y asientos libres?) en el Centre Cívic Tomasa Cuevas, en el que desgranaba las canciones y conocíamos algo más sobre la composición y sobre la creación artística (y sobre su vida y sus inquietudes), y el meet and greet del Últim Vermut del Mes en octubre. Qué lujazo poder charlar con uno de mis artistas favoritos.

Séptimo momento: este fue un poco agridulce: el concierto de Los Planetas en L’Auditori, celebrando el vigésimo aniversario de Una semana en el motor de un autobús, tocándolo de cabo a rabo, acompañados por orquesta de cámara. Sin Eric en la batería, la verdad parecía que faltaba algo. J y Floren exultantes. Y las animaciones de Max que se proyectaban y que ilustraban cada una de las canciones. Hermosas e hipnóticas; yo apena pude apartar la vista de los dibujos.

El momento agridulce vino de camino al y del concierto: pasé por delante de donde estaba la sala Déjà Vu, donde bailamos tantas noches de viernes y sábado, hace más de diez años. La única sala que encontramos con la música que me gustaba, de buen rollo, y que me traía recuerdos muy felices. Y ahora están construyendo uno de esos mamotretos del 22@. Si sumamos que las letras de Los Planetas me remueven ciertos fantasmas y que ya venía de bajona, os podéis imaginar que el concierto me llegó muy hondo e hizo un poco de pupa. Pero bueno, de eso se trata cuando uno está vivo.

Bola extra: ¿Os he contado que fui a ver a Yo La Tengo al Bowery Ballroom de Nueva York? ¿Y que casi llego tarde por culpa de Google Calendar (bueno, no, culpa mía por no comprobar la fecha), y que llegué al venue con la batería del móvil a punto de morir (y la entrada la llevaba en el Passbook)? Hacía unos tres años que no pasaban por Barcelona, después de verlos cada año desde el 2009 y, bueno, qué mejor excusa para viajar… Pero el concierto fue en Hannukah del 2017, así que no entra aquí de rasquis.

En fin, voy a dejarlo aquí de momento. Mañana más, espero 🙂 Quedan aún muchas cosas por comentar: Arcade Fire en el Sant Jordi (con lo que me gustan ¡y casi se me habían olvidado!; señal de que el año ha sido intenso…), el Macbeth en La Seca, La importancia de ser rosa con los autores, el Antikaraoke… Stay tunned!

Anuncio publicitario

Autor: Álex Vidal

A los 7 años me llevaron a ver Star Wars y decidí estudiar Físicas. A los 11, leí a Asimov y me dije: "Yo quiero escribir historias tan grandes como estas" (espero que usando más palabras que él). Hoy trabajo juntando letras en una editorial mientras pierdo el tiempo en múltiples frentes. Aprendiz de todo y maestro de nada. Es mi sino.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: