Cuestión de estilo

El estilo significa no llevar coraza de ningún tipo. Parapeto de  tipo alguno. Estilo significa completa naturalidad. Un hombre solo con billones de personas alrededor.

Charles Bukowski; o, por lo menos, tal como lo cita Kiko Amat en Mil violines. Y ahí andamos, intentando captar el estilo propio.

Anuncios

Patentes y pobreza

En teoría, las patentes sólo tenían validez durante diecisiete años, pero las empresas de biotecnología habían perfeccionado la estrategia de volver a solicitar la misma cobertura con un enfoque distinto cuando se aproximaba la fecha de vencimiento: primero para la secuencia de ADN de un gen y todas sus aplicaciones, luego para la secuencia del aminoácido correspondiente, después para la forma y función de la protenía completa (con independencia de la composición química exacta). No conseguía permanecer indiferente ante el robo de conocimientos como si fuera un crimen sin víctimas; siempre me había inclinado a favor del argumento de que nadie derrocharía dinero en I+D si las formas de vida transgénicas no se pudieran patentar, pero era demencial que las herramientas más poderosas contra el hambre, las herramientas más poderosas contra el deterioro medioambiental y las herramientas más poderosas contra la pobreza… tuvieran un precio que estaba más allá del alcance de quienes las necesitaban.

Greg Egan, El Instante Aleph

Formas de orar

—Los dioses hicieron nuestros cuerpos, así como nuestras almas, ¿no es verdad? Nos dieron voces para que los pudiéramos adorar con cánticos. Nos dieron manos para que pudiéramos construirles templos. Y nos dieron el deseo, para que copuláramos y los adorásemos de esa manera.
—Tengo que acordarme de comentárselo al Septón Supremo —dijo Tyrion—. Si me dejaran rezar con la polla, sería mucho más religioso. —Hizo un gesto con la mano—. Acepto encantado tu sugerencia.

George R.R. Martin, Choque de reyes

Powered by ScribeFire.

Ciencia y sociedad

Un día, William Gladstone, entonces ministro de Hacienda, visitó a [Michael] Faraday en su laboratorio. Sin saber nada de ciencia, Gladstone preguntó sarcásticamente a Faraday qué utilidad podían tener para Inglaterra los enormes aparatos eléctricos de su laboratorio. Faraday respondió: “Señor, no sé para qué servirán estas máquinas, pero estoy seguro que un día usted les pondrá impuestos”.

Michiu Kaku, Hiperespacio