40

Pues un año más. O uno menos. Seamos optimistas: un año para (re)descubrir, para explorar, para experimentar. Para vivir, qué coño, que bastante tenemos todos los días. ¡Enga p’alante!

Gracias a todos por estar ahí. A mis amigos, porque sois majérrimos; a mi familia, por aguantarme. Y a los que me leéis, por aguantar estoicamente la lectura.

 

Anuncios

A modo de bienvenida

Caramba, en una semana bien apretada (boda, mesa de venta en Sant Jordi, curso de corrección, gimnasio) en la que no he parado por casa (ni por delante del ordenador) en un tiempo, ¡y la que me ha liado mi amigo!

Bueno, no exactamente: la confusión parte de que los dos compartimos nombre, algunos amigos comunes, andanzas varias (que algún día uno u otro desgranaremos, a buen seguro), aficiones y cierta querencia por juntar letras. Aunque le reconozco una voz propia muy marcada, con aristas, rabiosa. Reconozco que me da respeto abordar algunos de los temas que él, en algunos mecanoscritos y ficheros que me ha pasado, desarrolla sin recato. Así que busque refugio en un blog poco leído y que, ¡caramba!, me ha hecho ilusión compartir con él.

Por tanto, Álex (se ha dado a conocer como Álex(2); ya que él no ha tenido reparos en retratarme en mis penosas infancia y primera adolescencia -¡ya te vale!-, yo no voy a cortarme para decir que esta notación pseudocientífica de nuestros nombres me parece una soberana gilipollez) dispondrá de entradas para contar lo que le venga en gana, y yo seguiré con mis pequeñas pajas mentales.

¿Cómo identificar a cada cuál? Primero, por el estilo. Si eso no queda muy claro (al fin y al cabo, tanto hemos compartido y tanto nos hemos influido que, en ocasiones, creo leer en sus textos cosas que yo habría escrito, y él me ha confesado alguna vez que le ocurre lo mismo con algunos de mis cuentos), veréis que mi avatar en Blogger es Álex Vidal, y el suyo es Spaceface, nombre tomado de una canción de los Simple Minds (sí, también es seguidor de los escoceses) y que le sugerí que usase cuando se dio de alta en foros como el de Cyberdark, al que me invitó a unirme. No le hice caso: no me parecía ético intervenir en un foro donde se valoran productos en cuya aparición estoy involucrado profesionalmente.

Así que, Spaceface, bienvenido a esta tu nueva casa. Y no me líes a mis lectores 😛