Una semana en el motor de un autobús, la historia del disco…, de Nando Cruz

Encomiable la colección de la editorial Lengua de Trapo dedicada al ensayo musical, Cara B, un género muy desarrollado en un mercado, el anglosajón, que se beneficia de la fuerza y la tradición de la música popular a lo largo y ancho del globo.

La apuesta de Cara B es demostrar que en España hay suficiente tradición y calidad (e interés por parte de los lectores melómanos) para mantener una colección con semejantes características. Por otra parte, ya va siendo hora (quiero decir, empieza a ser necesario) de realizar un ejercicio de reivindicación, a través del ensayo, de las obras más destacadas del la música pop-rock española, pero lejos de la militancia del fan y del amateurismo de algunas (sonrojantes) publicaciones.

En el segundo número de la colección, Nando Cruz documenta la gestación del tercer álbum de Los Planetas, Una semana en el motor de un autobús, en una crónica narrada a través de una tercera persona objetiva (la conocida “cámara al hombro” del narrador), para así evitar el fácil juicio moral en una historia preñada de dificultades, decisiones polémicas y algunas amistades que se vieron seriamente tocadas. Y drogas, por supuesto. Y algunos excesos. Por supuesto.

Pero si por algo, aparte de conocer los entresijos de la creación de uno de los discos puntales del indie patrio, me ha llamado la atención del libro es por la tensión que, según recoge Cruz, bullía en la cabeza de J: el eterno conflicto entre la creación artística “libre” y la lucha contra las necesidades/imposiciones que se encuentra el artista para dar a conocer su obra (en este caso a través de RCA, pero evidentemente extrapolable a cualquier medio y empresa relacionada). Cruz acierta de pleno al tomar esta tensión como arco argumental con el que hilar el desarrollo del ensayo, y a través de él hacernos mucho más cercano un disco que quizá no todo el mundo conozca (si ese es tu caso puedes, ¿qué digo?, DEBES corregir esa carencia pulsando al enlace a Spotify en el tercer párrafo de la entrada. ¿Ya? Vale, pues sigo); pero también empatizar con un compositor que se debate entre la integridad artística y la necesidad de comunicar, entre la lucha por un discurso propio y las concesiones comerciales, entre la inseguridad ante el sueño de una carrera que está a punto de despegar y el miedo al batacazo, a la rendición y a la condena a una vida gris.

A todo aquel que haya tenido alguna vez inquietudes artísticas esa lucha interna le sonará. Y, en ese contexto, el ensayo se convierte también el la crónica de varias trayectorias vitales (las de J, Floren, Jesús, Kieran, Eric, Banin, Kurt Ralske, David López) que lucharán, colisionarán, vencerán o serán derrotadas a lo largo de un proceso arduo y doloroso.

En definitiva: un buen y necesario ensayo, y también una lectura interesante para todo aquel que se haya enfrentado, o tenga previsto hacerlo, ante el rico, vasto y poco complaciente mundo de la creación artística.

Anuncios

Autor: Álex Vidal

A los 7 años me llevaron a ver Star Wars y decidí estudiar Físicas. A los 11, leí a Asimov y me dije: "Yo quiero escribir historias tan grandes como estas" (espero que usando más palabras que él). Hoy trabajo juntando letras en una editorial mientras pierdo el tiempo en múltiples frentes. Aprendiz de todo y maestro de nada. Es mi sino.

4 comentarios en “Una semana en el motor de un autobús, la historia del disco…, de Nando Cruz”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s