El diluvio del Primavera III y IV: Sábado, 31 de mayo, y domingo, 1 de junio del 2014

Este año llevé fatal el tema de la dosificación de energías: ni llegué a los primeros conciertos (el sábado, a las cuatro, el imprescindible de Silvia Pérez Cruz y Raül Fernàndez aka Refree, que pude repescar un mes más tarde en el Vida Festival). Menos mal que me pillaron sitio en el Auditori del Fòrum para uno de los conciertos pedante/eclécticos del festival: el que se marcaron Kronos Quartet. Ideal para sacudirse los prejuicios de encima y para demostrar que la música sobrevive a cualquier etiqueta. Eso sí, el final de “Death Is the Road to Awe” no tenía nada que envidiar a My Bloody Valentine; qué bote pegué en la butaca, por Cthulhu.

A menos que cambie la normativa, en los conciertos del Auditori está terminantemente prohibido introducir cualquier tipo de comida. Suerte que no me registraron: el tupper de croquetas no hubiese pasado el control. O se hubiese quedado en el estómago de los del control.

Croqueta Sound 2014. El 2015, más.

Con la calma me fui a husmear por la zona más experimental del Primavera y recalé en el escenario Pitchfork, donde Courtney Barnett se marcó un concierto más que correcto, demostrando que no hace falta innovar en el rock para demostrar una marcada personalidad.

A media tarde llegó la dicotomía: ¿ir a Mordor a ver a Television ejecutando el Marquee Moon o quedarse en el ATP para ver a Superchunk? Ganó no sólo la pereza, sino el gran recuerdo del concierto que los de Carolina se marcaron en el Primavera Club del 2011. Una de las pocas veces que me puse a bailar en este festival, por cierto. Brillantes.

A Caetano Veloso tampoco lo tenía controlado. ¡Y qué bonito fue su concierto! Sin lugar a dudas, y eso que el festival contó con muchos candidatos, el indiscutible vencedor. Maravilla, ilusión, fraternidad, conceptos poco habituales en un concierto y que Veloso derrochó a raudales una tarde de mayo en Barcelona.

Lo de Godspeed You! Black Emperor también provoca un estado similar de admiración, pero apoyado en una mística más oscura, de paisajes inquietantes, desolados y multidimensionales. Tanto te dan tralla como te arrullan sin saber bien cómo. Lástima que tuve que abandonarlos porque mi buen amigo Churchill (¡gracias, majo!) me había conseguido una entrada para ver a Buzzcocks en el Hidden Stage; ya sabéis, un escenario cerrado con un aforo limitado a unas 200 personas. De maravilla en maravilla: lo de estos señores punkarras tan majos fue el otro momento de baile y despendole del festival. Y qué pedazo de himno es el “Ever Fallen in Love”.

Unos señores muy majos tocando punk
Unos señores muy majos tocando punk

A la salida, medio roto y a mitad del concierto de Cloud Nothings, decidí que ya los vería el domingo y me senté en las gradas del Ray-Ban para ver a Seun Kuti & Egipt 80. Y aunque el activismo político me parece una actitud no tan sólo reivindicable sino necesaria en estos días que corren, no acabé de conectar con su rock mestizo. Quizá fue la actitud de Seun Kuti, que parecía necesitar demostrar algo, o sus continuas arengas que distraían de la música endiabladamente seductora de la banda.

Vale, Rave Tapes no es su mejor álbum, pero Mogwai es en sí un poderoso (y ruidoso) inductor de estados anímicos. Con una estelada desplegada en el soporte de los teclados, guiño de los escoceses a una ciudad que tanto han visitado (y que, por mí, pueden venir a visitarnos todas las veces que quieran, que ahí estaré) y con el apoyo vocal de Luke Sutherland, llegaron, tocaron, disfrutaron y nos dejaron con ganas de más. Fijo que, después, nos los podríamos encontrar acodados en cualquier pub; lástima que la zona del Fòrum sea tan hostil.

A partir de las 2:00 la cosa ya fue en debacle. Foals no me dicen nada, pero nada, y llegué cuando el público ya se había despendolado. No conecto. Los Black Lips son otros que, como Shellac, repiten cada año, y su punk garajero me parece excesivamente amateur. Aguanté para ver el flow de Za!, tan cañeros y divertidos como siempre, pero hacía una rasca de mil pares de demonios, así que este año me quedé sin DJ Coco. Una pena.

El domingo conseguí entrar (porque esta vez fui temprano) a la sala Apolo para la fiesta de despedida. Allí, mientras esperábamos a un amigo londinense nos entretuvimos con los barceloneses (si es que La Pau que indica su descripción es el barrio de al lado de La Verneda) vàlius y su (si es correcto lo que dice su descripción) lo-fi cacharrera. Mucho ruido y una actitud descarada ideal para un inicio de fiesta que prometía. Después llegaron Cloud Nothings y descargaron ruido y rabia con contundencia, aunque, en este caso, tuvieron que echar mano al repertorio anterior a su último disco, un poco bluff para lo que pueden llegar a ser. “I’m Not Part Of Me” es otro himno brutal, doy fe de ello.

Después hubo cambio de programación y Ty Segall se adelantó a Chromeo. Su garaje espídico y troceado me sorprendió, pero no para bien. Fui incapaz de conectar con su onda: demasiado ruido y demasiada histeria colectiva para que pudiese captar qué es lo que lo hace destacar en el panorama musical ni de dónde vienen tantas alabanzas.

Y, a pesar de que mi adolescencia cayó en plenos ochenta, la propuesta de Chromeo me aburrió soberanamente, así que aquí di por terminado mi #PS2014. Al día siguiente ya estaba comprando el abono del 2015, así que atentos a sus pantallas.

Anuncios

Autor: Álex Vidal

A los 7 años me llevaron a ver Star Wars y decidí estudiar Físicas. A los 11, leí a Asimov y me dije: "Yo quiero escribir historias tan grandes como estas" (espero que usando más palabras que él). Hoy trabajo juntando letras en una editorial mientras pierdo el tiempo en múltiples frentes. Aprendiz de todo y maestro de nada. Es mi sino.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s