Descriminalización de la risa

Necesitaba desahogarme y, en vez de escribir un fútil estado en Facebook, he pensado que mejor hago una entrada (fútil, igualmente, pero más duradera) en el blog. Ya me disculparéis la falta de ilación en la argumentación, pero los que me conocéis ya sabéis que soy así de disperso y perezoso. Vamos p’allá.

Puedo entender el hartazgo que puede causar en la gente, por saturación, el meme del Tomasín y la amenaza de ISIS a Al-Andalus, digo España. Incluso que pueda parecer, a ojos de algunos, una banalización de la situación actual, dramática y complicada como, por otra parte, ha sido siempre la historia de la humanidad. Por una parte, ahora tenemos suficientes herramientas como para estar al día de casi cualquier cosa. Por otra, estamos sobresaturados. Pero este es otro tema que ahora no viene al caso.

Leer más “Descriminalización de la risa”

Anuncios

Machismo: un caso práctico

Antes de empezar, dejemos una cosa bien clara: soy un privilegiado. Varón, blanco y heterosexual. Nací con esos privilegios y hay que reconocerlo. Haber sido el empellón de la clase (lo que hoy se conoce como nerd), zurdo, catalán o friki (condición esta que me ha permitido, al final, desarrollar un montón de actividades estimulantes y ganarme la vida, cosa que, ahora mismo, podría restregar en la cara a los losers que se metían con el rarito de la clase), no han sido sino meros atenuantes, pero no tienen ni punto de comparación (a pesar de la puta infancia que me hicieron pasar en el cole) con el calvario de ser mujer, homosexual o no caucásico. Sólo hay que abrir la prensa (bueno, no cualquiera, sino la seria, y ni tan sólo así os podéis asegurar de evitar el sesgo WASP en el contenido). O basta con preguntar a tus amistades.

Leer más “Machismo: un caso práctico”

Pallassos i monstres, de Albert Sánchez Piñol

Hacía tiempo que le tenía echado el ojo a este título. Fan del estilo de Sánchez Piñol en La pell fredaPandora al congo (descarnado, preciso), que su primer libro fuese un ensayo antropológico (lo que le da puntos extra de interés) sobre los dictadores del África postcolonial (aún más puntos extra) hacía que fuese sólo cuestión de tiempo que le hincase el diente.

Y me lo he ventilado en apenas dos sentadas. Primer punto a favor: una fluidez muy buena; no tan brillante como en obras posteriores, pero sin duda ágil. No será por falta de ritmo por lo que se le pueda criticar.

Leer másPallassos i monstres, de Albert Sánchez Piñol”

¿Ironía o estupidez?

Recibo la siguiente carta de mi entidad bancaria (faltas gramaticales incluidas):

Estimado Sr. Vidal:

Nos ponemos en contacto con usted para comunicarle que como consecuencia de la Ley 10/2010 de 29 de abril, de Prevención de Blanqueo de Capitales y de la financiación del terrorismo, las entidades financieras nos vemos obligadas a conservar en nuestros archivos una copia de la documentación acreditativa de la identidad y actividad profesional o empresarial de nuestros clientes, actualizada y en soporte óptico o digital. El incumplimiento de este requerimiento legal, nos obliga a limitar la operatividad de las cuentas que carezcan de dicho documento.

Pues que estamos en Españistán, animo a los lectores a leer el cómic de Aleix Saló; así esta entrada serviría para algo que merezca la pena.
Españistán

Leer más “¿Ironía o estupidez?”

Reflexiones apresuradas sobre el #19F

Las impresiones que me ha dado la manifestación convocada para hoy, domingo, 19 de febrero, (recalco: impresiones; las reflexiones, para más adelante):

  • La genta está muy desmotivada. Ni cánticos, ni indignación a lo #15M; frustración, mucha. Y desgana. No vamos muy convencidos de poder cambiar nada, no;
  • La asistencia: empezamos con el baile de números en un factor de 200%, nada menos. Cómo se nota la mano de CiU tras los números de la Guardia Urbana en Barcelona. Aun así, ni de lejos se ha alcanzado la cifra ni del No a la Guerra, ni la del rechazo a la sentencia del Estatut ni la del #15M;
  • Salvando la del #15M, las otras dos eran más emotivas. La del No a la Guerra rezumaba humanismo, compasión y justicia. La de la sentencia del Estatut, que fue un clamor por la independencia, demuestra que la gente sale convencida cuando le tocan los símbolos (metafóricamente hablando): la lengua, la pertenencia a un pueblo, a un grupo, una bandera. No hubo un momento de silencio; fue más participativa aún que la del #15M, más dinámica, hubo más implicación. No es una crítica a esa manifestación; es una constatación de cuál es el orden de prioridades de la gente. Porque, no nos engañemos, no es propiedad exclusiva del nacionalismo catalán: véase la celebración del mundial de fútbol (sí, aquí sí ha habido mala leche).
  • Organización: sin disculpar a los sindicatos, está claro que la difamación funciona, y no movilizan lo que fueron capaces de movilizar en el pasado. Y aquí vienen muy al caso el poema de Martin Niemöller.

Conclusión: con manifestaciones así no vamos a llegar a ninguna parte. Y no quiero decir que no se tengan que convocar; al contrario: se tienen que convocar, y se tiene que ir. Nos van a dejar los derechos bajo mínimos; de hecho, van a pasar a ser privilegios, más que derechos. Pero si la respuesta va a ser el típico menosprecio de las clases políticas (y de eso el Partido Popular lleva cuerpos de ventaja sobre sus seguidores), el reírse cuando nos quejamos y mearnos en la boca cuando nos movilizamos, entonces sólo queda clara una cosa:

Las manifestaciones no son suficientes. Y vamos a tener que luchar de verdad, que no tengan opción de reírse de nosotros. Nuestro futuro va en ello.

P.D.: Por cierto, un parecido razonable que he creído ver estos días…

 

Manel (y, de retruc, B.B. King) en el festival Jardins de Cap Roig

El viernes, 29 de julio, volvimos a subir al recinto de los jardins de Cap Roig para asistir al (esperadísimo por nuestra parte) concierto de Manel; joyita preciada y deseada de cualquier festival de Cataluña, y de España, durante esta temporada. De acuerdo, con este concierto sí que había expectativas: no tan sólo por lo bien que me habían hablado, sino porque estos cuatro chicos de Barcelona han pasado a acompañarme con mucha frecuencia últimamente en el tren o cuando salgo a correr. Uno de esos amores musicales imprevistos e imprevisibles: si hasta el momento no les había hecho caso, con el enrenou de su último disco, 10 milles per veure una bona armadura, tiré de Spotify por mera curiosidad. Y si las dos primeras escuchas no pasaron de la categoría de “música amable”, cuando calaron las letras, ¡ay, cuando calaron las letras!, pasaron a la de “música que te rompe el corazón”. Y pocos consiguen llegar así a mi discoteca.

Como siempre, intenté apagar las expectativas al apagarse las luces. Sin embargo, enseguida la cosa se torció: no pude evitar tenerlas presentes, sobre todo por el hecho desagradable de…

Pero volvamos atrás una semana. El viernes, 23 de julio, subimos al recinto de los jardins bla bla bla para presenciar el concierto, nada más y nada menos, del rey del blues, una de las pocas leyendas vivas que han forjado la música moderna a partir del blues, del soul y del jazz: B.B. King, quizá el concierto de más prestigio que haya tenido jamás el Festival Jardins de Cap Roig, por mucho Julio Iglesias que programen año sí, año también (empezamos a ver por dónde van los tiros, ¿verdad?).

B.B. King. 85 años. Con dificultades para caminar. Toca sentado, abraza a Lucille y se deja llevar por una banda que es capaz de tocar “Paquito el Chocolatero” y hacerte bailar al ritmo del blues del Misisipí. Lo mejor del Rattle and Hum y de los discos de blues de Gary Moore. 85 años. Puede hacer lo que se le antoje sobre el escenario. Lo que se le antoje. Por no decir lo que le salga de los mismísimos. 85 años, madredelamorhermoso. Si la primera canción, más de big band, la ejecuta el grupo en solitario, y en la segunda, B.B. King se une al final de la jam con síncopes que no cuadran y fuera de tono, se le perdona. Carisma no le falta, y con un diezmo de su talento otros montan toda una discografía y les sobra. Lo menos que se le puede pedir al público es un mínimo de respeto si, a los 85 años, alarga las canciones intercalando historias sobre su Estado, sobre su sobrino, sobre los miembros de la banda, sobre las mujeres, o si le da por bromear con la gente de las primeras filas (que no entendían inglés o pasaban de todo); su voz y el punteo de Lucille, aunque se hagan de rogar, compensaban por todo eso y más. ¿Cuándo vamos a tener la oportunidad de volver a disfrutar de “The Thrill Has Gone”, “Whole Lotta Love” o incluso “When Love Comes to Town”? Unos aplausos bastan, un poco de calidez, dejarse llevar por el blues…

Pues en Calella de Palafrugell, ni eso. Un ambiente gélido, roto tan sólo por algún fan aislado que pedía oír a Lucille o vitoreaba brevemente. Y lo peor llegó cuando un imbécil desde la tribuna le gritó que dejase de hablar y se dedicase a cantar. Bochornoso. B.B. King empezó a meterse con el impresentable, a llamarlo niño mimado y a hacerle muecas. Y sí, en parte le hizo caso; pasó de intentar animar con sus anécdotas a un público que tampoco le hacía caso y se dedico a lo suyo, a cantar y a tocar. Al cabo volvió a contar más historias, pero ya no volvió a ser lo mismo. El concierto se había roto con el incidente, y no es que al público le pareciese importarle lo más mínimo. Tanto jersey Lacoste atado al cuello y tanto vestido de noche es lo que tienen.

Pues poco difería el público de Manel a aquel que fue a ver a B.B. King. Y eso que el grupo de Martí Maymó, Guillem Gisbert, Arnau Vallvé y Roger Padilla cuentan con legión de fans, pero la proporción de gente de alto estatus (vamos, pijerío rancio de Sant Cugat) venía a ser más o menos la de la semana pasada. ¿Se notó? Vaya si se noto. Recordemos “Aniversari”. A los que hayáis asistido a algún otro concierto de Manel, ¿qué ocurre cuando llega a la frase Que demani un dessig? Pues Guillem se quedó esperando un buen rato, mientras la banda seguía con el bucle, y no le quedó otra que bromear con la situación. ¡Si estos chicos empezaron el concierto con “El Miquel i l’Olga tornen”, pero las primeras palmas (tímidas) no llegaron hasta la quinta canción, “Boomerang”!

Pues esta actitud distante de un público que parece que asiste para dejarse ver, o para aprovechar y cenar en el Celler de Can Roca, o para estrechar manos con Artur Mas y demás plana convergent que pasa por ahí jode conciertos. Sin paliativos. Pocas veces más me van a ver por ahí, y os recomiendo que, si queréis disfrutar de un artista que programen en el Festival de Cap Roig, os enteréis si toca en algún otro lugar al que podáis desplazaros y lo veáis allí si de verdad queréis sentir la música sin que os agüen la fiesta. Porque, además, si vais en bermudas y camiseta os pedirán la entrada cada tres pasos.

Y ahora que he despellejado un poco el ambiente del público del Festival, vamos a por el concierto en sí.

Primera (agradabilísima) sorpresa: telonea Espaldamaceta. Voz y guitarra entre aflamencada y arabesca. Letras cotidianas con retranca, y anécdotas narradas por Juan José González con más retranca aún. Genial cuando preguntaba si había algún presente de Serveis Territorials que pudiese enchufar a su mujer en algún puesto en Tarragona para que no tuviese que hacer cada día 100 km para trabajar en el peaje de Martorell; o cuando consiguió que el público practicase un coro nada fácil porque, total, nunca antes había tocado delante de 2.200 personas y nunca más volvería a hacerlo. Consiguió una cierta complicidad, que por lo expuesto más arriba estaba difícil, y que no mucha gente de las primeras filas fuese a hacer una copa mientras tocaba. Para disfrutar en escenarios pequeños.

Manel: bien. No, en serio, bien.

¿Pero?

Sí, hay un pero. La rica instrumentación que viste sus canciones en disco, y que en canciones como “Aniversari” las dotan de ricas texturas, en cuadro (guitarra eléctrica un poco estridente, bajo correcto aunque sucio y pesado, batería desmañada) deslucen bastante. La épica de “Aniversari” hay que suplirla, si no hay cuerda ni vientos, pues con pasión. Y los chicos tocan bien, sí, pero cuando necesitan ese plus que cualquier otro público proporcionaría con creces… pues en Calella no se da. Y no se dio ni en “Aniversari”, ni en “Benvolgut”, ni en muchas otras. Las canciones rodaban, porque ya ruedan solas, y los chicos de Manel se hacen querer por su sencillez, pero la rendición del público sólo llegó hacia el final… irónicamente con la versión de “Common People”, “La gent normal”. Que ya tiene cojones la cosa.

Durante todo el concierto hicieron referencia a tres hombres con camisa rosa que jalonaban sus historias. Cuando, en el segundo bis, salió el grupo Port-Bo a interpretar solos “Avís per a navegants” (sí, con camisas rosas), el público ya se ablandó más. Unos grandes de las habaneras que, si me quejaba de la desnudez de las canciones de Manel, quizá sean los músicos idóneos para una canción que parece escrita para ellos, “Deixa-la, Toni, deixa-la”.

Conclusión: Voy a buscar entradas para verlos en algún otro recinto, en alguna otra ciudad, porque el público me robó el sentimiento.