Aplaude, di si, este disco me gusta

Aplaude, di sí...También podría haber titulado este artículo como Entre el hype y la hipnosis. ¿Qué nos lleva a gustar, amar esa música o, en casos extremos (y a veces enfermizos), idolatrar al artista? Unirse a la corriente general, o adherirse a los críticos más cool y/o sesudos, identificarse con una tribu (siempre me ha hecho gracia esta denominación); o gustarte lo que le gusta a tu pareja o a tus amigos, si no eres lo suficientemente maduro (casos haylos).

O simplemente, pinchar el disco y dejarte llevar.

A veces puede parecer que sé de música popular: ni de largo conozco ni el 10% de lo que se pincha en radios o clubs. Uno tiene que acercarse a la tienda de discos, hablar con los amigos, sumergirse en publicaciones tan elitistas como Rockdelux o, mejor aún, surfear por la web y encontrarse joyas como The Downloader, donde cada día te puedes descargar gratis, y legalmente, una canción de un nuevo artista.

El consejo de un buen amigo, gran crítico y, a la sazón, melómano Julián Díez, me decidió a escuchar el disco homónimo de esta banda de Brooklin. Y, como me sucedió en su momento con Debut o Different Class, soy incapaz de saber cómo o por qué, pero las melodías suenan una y otra vez dentro del cráneo, y repito la escucha ad infinitum.

¿Que podría decir de Clap Your Hands Say Yeah? Nada que no puedas leer en esta reseña en la lengua de Shakespeare. ¿Es un caso de hype? Puede serlo para algunos; pero es de extrañar en una banda que distribuía sus discos en los States sólo a través de su página web, y que en Europa han tenido que buscar a un socio porque la empresa se les antojaba inmanejable. ¿Excentricidad de los críticos? Lo dudo: no les he prestado atención hasta después de escuchar el disco. Y el caso es que no pasa un sólo en que no tararée “Is This Love?” o “Details of the War”. ¿A qué suena? No, no voy a repetir que la voz de Alec Ounsworth se parece a la de David Byrne más joven y más descarado; sí que es un disco optimista…, optimista con reservas. Si no, atentos al cierre del disco, “Upon This Tidal Wave of Young Blood”:

Now that everybody’s here
Could we please have your attention?
There is nothing left to fear
No now that bigfoot is captured
But are the children really right
alright alright

There is danger in the night
There are things we can’t control but
Will we give ourselves a fright
When we become less than human?
There are people who say why oh why oh why?
Now there are other ways to die
Oh why oh why?

But upong this tidal wave
oh god oh god
But upon this tidal wave
oh god oh god of
Young Blood
Young Blood
Young Blood
Young Blood
Young Blood
Young Blood
Young Blood
Young Blood

We are men who stay alive
Who send your children away now
We are calling from a tower
Expressing what must be
Everyone’s opinion
“They are going out to bars
and they are getting into cars
I have seen them with my own eyes.”
“AMERICA PLEASE HELP THEM!”

They are child stars…
(with sex, and drugs, and rock…)

Intentamos su traducción…

Sobre esta marea de sangre joven

Ahora que estamos todos
¿puedo pediros vuestra atención?
Ya no hay qué temer
Ahora que bigfoot ha sido capturado
Pero, ¿se encuentran de verdad bien nuestros hijos?
¿Están bien? ¿Están bien?

La noche es peligrosa
hay cosas que no podemos controlar pero
¿acaso nos asustaremos
cuando nos volvamos menos que humanos?
Hay gente que se pregunta por qué, oh por qué, oh por qué
Existen otras formas de morir
Oh por qué, oh por qué.

Pero sobre esta marea
oh dios, oh dios
Pero sobre esta marea
oh dios, oh dios, de
Sangre Joven (x8)

Somos supervivientes
que despachamos a nuestros hijos.
Llamamos desde una torre
y expresamos lo que debe ser
la opinión general:
“Van a los bares
y suben en coches,
los he visto con mis propios ojos.”
“América, por favor, ayúdalos”

Son los hijos de las estrellas…
(sexo, drogas, rock’n’roll).

Poético. Completo. Sin fisuras.
De melodías tan bien entramadas que, al acabar la escucha, no recuerdas haber reconocido ningún instrumento, sino que todo es un gran instrumento polifónico y coral. Una voz que dispara imágenes a la mente mientras remoza un armazón sonoro, colándose aquí y allá, yendo del grave al agudo y al vibrato y a la explosión.

Un disco hipnótico. La prueba de que me gusta es que no dejo de escucharlo una y otra vez.

Editando: Se me olvidaba. Clap Your Hands Say Yeah actúa el día 24 de febrero en la sala Razzmatazz 3 de Barcelona, y el 25, en la sala Heineken de Madrid. Por si alguien se anima y se acerca a verlos. En Barcelona, la entrada cuesta 14,00 euros anticipada (la putada es que es a través de Tick Tack Ticket…). Igual nos vemos el 24…

Anuncios

Autor: Álex Vidal

A los 7 años me llevaron a ver Star Wars y decidí estudiar Físicas. A los 11, leí a Asimov y me dije: "Yo quiero escribir historias tan grandes como estas" (espero que usando más palabras que él). Hoy trabajo juntando letras en una editorial mientras pierdo el tiempo en múltiples frentes. Aprendiz de todo y maestro de nada. Es mi sino.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s