Romeu i Julieta, de William Shakespeare, Projecte Ingenu

Entusiasmado.

Así he vuelto de la representación de Romeu i Julieta en La Seca / Espai Brossa. Y es que, a poco que mimes un Shakespeare, tendrás una representación divertida, emocionante y rica en matices. Tanto da si eres purista o si adaptas. Mentira: mejor cuanto más y mejor lo adaptas, siempre que seas fiel al espíritu del texto. Que no necesariamente al texto. Porque es señal de que lo has entendido (o, al menos, has aprehendido el texto y tienes una lectura en sintonía con la del autor y la de tus circunstancias) y podrás ofrecer algo muy, muy rico. No como en el TNC

Projecte Ingenu consiguen mucho con muy poco atrezo, como las buenas compañías: cuatro objetos empleados con versatilidad y tino de forma que estimula al público para completar símbolos y significados. Una escenografía muy acertada (para mí, el momento de la declaración de los amantes ha sido modélico, cada uno dueño de un primer plano y simulando una escena cinematográfica con continuos cambios de plano) y, lo que para mí es muy difícil de encontrar, unos actores que interpretan un texto tan diabólico como el de Shakespeare (sobresaliente la adaptación al catalán, que sostiene ritmo y rima durante casi las dos horas) con absoluta naturalidad. Sin imposturas, aspavientos ni declamaciones innecesarias que te recuerden “eh, estás viendo un Shakespeare, ou yeah!”; no, no, una naturalidad como si fuésemos por las calles de Verona y presenciásemos una riña entre bandas con su jerga callejera, solo que rimada. Atentos porque es fácil perderse si uno no se habitúa. Pero insisto: ¡qué puñetera naturalidad, rediós!

También ha sido la primera vez que me acerco a un Romeo y Julieta sin pasar por los filtros edulcorados del cine y de la moral imperante (vale, esto ha sido un poco reiterativo); que, por mucho que me encante West Side Story, hay que reconocerlo: Romeo y Julieta, de mito de amor romántico y torturado, más bien poco. Tal como debe ser. Hay amor, por supuesto, pero no el normativo/imperativo que hemos mamado durante el siglo xx y parte del xxi, sino el más inocente y a la vez lujurioso, esa fuerza vital que es motor de muchos de los personajes del Bardo y que los arroja sin piedad al conflicto, ya sea en forma de farsa o comedia, y que funciona, como en este caso, como contraposición y denuncia de la opresión que se deriva de la adhesión incondicional (a la familia, a la banda, al país, lo que sea) y que lo único que provoca es violencia. El amor como contraposición a la fuerza destructora. El amor contra la barbarie, sin dejar de recordarnos que, en el fondo, el ser humano es un animal que sigue teniendo sus apetitos. De ahí que esté también presente la taberna, las puyas, la lujuria y los dobles sentidos.

Cabe destacar también la apuesta por el intercambio de géneros, que a primera vista puede parecer apuntarse a una moda actual pero que, en realidad, se ajusta perfectamente al espíritu subversivo (y con un punto de farsa) que anida en la obra de Shakespeare y que facilita su reconocimiento.

De entre las lecturas que se pueden extraer, la escena final contiene una simbología que es la que más me ha impactado: los actores reparten entre el público algunos de los listones de madera con los que van cerrando el féretro que alberga los cuerpos sin vida de los amantes, y este se levanta (ejem, nos levantamos…) para colaborar con los Capulet y los Montagut en la labor. El odio y la incomprensión es extremadamente transversal, y todos somos cómplices y responsables de esa muerte, de la muerte del amor como motor de creación. Vellos de punta.

Para acabar: la última representación es el próximo día 8 de enero. Así que, si tenéis ocasión y podéis conseguir entradas, daos prisa y no os lo perdáis. De verdad.

Anuncios

Autor: Álex Vidal

A los 7 años me llevaron a ver Star Wars y decidí estudiar Físicas. A los 11, leí a Asimov y me dije: "Yo quiero escribir historias tan grandes como estas" (espero que usando más palabras que él). Hoy trabajo juntando letras en una editorial mientras pierdo el tiempo en múltiples frentes. Aprendiz de todo y maestro de nada. Es mi sino.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s