¡Anda, si tengo un blog…! / Sufjan y Standstill

… del que, de tanto en tanto, me acuerdo, y que, de tanto en tanto, actualizo.

¿Qué os puedo contar? Que poco y mal sigo practicando el bajo; que además estoy aprendiendo/reaprendiendo fundamentos de música y de producción a través de Coursera y que me lo estoy pasando pipa.

Esta semana pasado ha sido realmente intensa en lo musical. El lunes, en el Auditori del Fòrum con Sufjan Stevens, que presentaba Carrie & Lowell, un disco en el que hace un sincero y sentido homenaje a su madre y a su padrastro: una madre que lo abandonó al año, que tuvo una presencia errática en su infancia y cuyo amor, se intuye, le fue hurtado al pequeño Sufjan. Tocó el disco íntegro en una primera parte austera, y sólo se permitió dirigirse al público, y desahogarse con él, tras el descanso, cuando ya se dedicó a sus éxitos. Hubo emoción en aquella primera parte, sí, y también recriminación, y ajuste de cuentas. Fue bello en lo musical, intenso en lo emocional y, además, amargo, muy amargo. Stevens reconoció que le costaba presentar las canciones ante el público, que sentía que se abría, quizá en exceso, seguramente de forma necesaria. La potencia de las figuras paternales y maternales en la formación es sin duda decisiva, y casi nunca funcionan como padres, madres e hijos quisieran.

Sábado, concierto final de Standstill. Evidentemente, cerraron con Adelante, Bonaparte (I), pero cada canción parecía jalonar un momento, capturar una diapositiva, enmarcar unos años, unas vivencias en apenas unos minutos. Cómo lloramos, los de arriba y los de abajo. Y ya no hay más Standstill. Nos quedamos huérfanos de una banda sonora que mezcla angustia y esperanza, de introspección y gran intensidad, quizá casi insoportable, una banda en cuyas letras descubres varios leitmotivs para la vida diaria y de los que piensas “cómo demonios me han leído la mente”. Y no, ni Egon Soda ni Mi Capitán son, ni de lejos, lo mismo. Habrá que esperar a ver quién se atreve a caminar por esos senderos tortuosos.

Anuncios

Autor: Álex Vidal

A los 7 años me llevaron a ver Star Wars y decidí estudiar Físicas. A los 11, leí a Asimov y me dije: "Yo quiero escribir historias tan grandes como estas" (espero que usando más palabras que él). Hoy trabajo juntando letras en una editorial mientras pierdo el tiempo en múltiples frentes. Aprendiz de todo y maestro de nada. Es mi sino.

1 comentario en “¡Anda, si tengo un blog…! / Sufjan y Standstill”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s