La insoportable levedad del ser, de Milan Kundera

La insoportable levedad del ser

Cuando me caen en las manos obras tan complejas y comentadas hasta la saciedad como La insoportable levedad del ser, me pregunto: ¿Qué puedo aportar, más que un poco más de ruido en este pandemónium de Internet? ¿Y qué acabaré malinterpretando de la obra? Porque una cosa queda clara: cuando, a cada capítulo, se abre una interpretación nueva, y a lo largo de las páginas se van acumulando tantas sensaciones, por fuerza (de mala memoria, o de falta de atención) algo se queda por el camino. Sí, después vendrá el placer de la relectura. Las que haga falta. Y la frustración por estar seguro de que la comprensión será asintótica, que jamás llegaré a la comprensión total.

Pero, al fin y al cabo, es el cuento de siempre: con este libro y con muchas cosas. ¿Quién es tan necio como para afirmar que lo sabe TODO de algo? Al fin y al cabo, eso es la vida, ¿no? El eterno aprendizaje, casi siempre a trompicones. Si no, que se lo pregunten a Tomás, Teresa, Sabina y Franz: varias de las muchas caras que la insoportable levedad del ser encarna en el libro.

La incomprensión no deja de ser uno de los ejes centrales de la obra: la relación con el otro, en sus múltiples facetas, que tropieza una y otra vez con las fronteras, física y emocional, que ejercen de barrera infranqueable entre el yo y los demás. Primera víctima, el tan idealizado amor: tantos como personas, y por muy generoso que quiera ser, no encaja en el marco fronterizo: digamos que la policía de aduanas no habla nunca el mismo idioma, y el encaje viene a ser como cuando un bebé acaba encajando un cuadrado en el hueco circular.

Cada uno de los personajes, desde su rincón, escoge, o se ve abocado (es decir, escoge sin querer mirar el qué ni sus consecuencias), a diversas situaciones que le permitan sobrellevar el amor y el deseo: los celos (Teresa), la infidelidad pretendidamente razonada pero definitivamente compulsiva (Tomás), la falta de (es decir, el miedo al) compromiso (Sabina) y el apego al ideal del amor (Franz). Desde sus respectivas posiciones, sus relaciones acaban tejiendo telarañas que acaban limitando sus movimientos, y haciendo de la existencia algo incómodo, desasosegante, incluso angustiosa. A su vez, desde esas atalayas (o pozos sin fondo) se vislumbran escenarios anhelados, y por eso inalcanzables; porque la idiosincrasia de cada uno se empeñará en cerrar todos los pasos.

A medida que Kundera disecciona la mente y los sentimientos de cada uno de los personajes, se van planteando diversas cuestiones filosóficas de índole moral que invitan al lector a acompañar la introspección de Teresa, Tomás, Sabina, Franz y de sí mismo. Una introspección inevitable, como inevitables son los conflictos, dado que la empatía completa está descartada desde el principio. Esta “filosofía de la frontera comunicativa” está en la base de los conflictos y, como tal, La insoportable levedad del ser es un bello compendio de buena parte de los conflictos íntimos de la sociedad de finales del siglo XX y un poquito más allá.

Indispensable.

Anuncios

Autor: Álex Vidal

A los 7 años me llevaron a ver Star Wars y decidí estudiar Físicas. A los 11, leí a Asimov y me dije: "Yo quiero escribir historias tan grandes como estas" (espero que usando más palabras que él). Hoy trabajo juntando letras en una editorial mientras pierdo el tiempo en múltiples frentes. Aprendiz de todo y maestro de nada. Es mi sino.

Un comentario en “La insoportable levedad del ser, de Milan Kundera”

  1. Ya lo dice Kundera en El arte de la novela: “Pero si Dios no cuenta y el hombre no es ya el dueño, ¿quién es entonces el dueño? El planeta avanza en el vacío sin dueño alguno. Ahí está la insoportable levedad del ser”.

    Saludos y gracias por abordar un libro tan imprescindible.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s