Juan Perro: El ritmo perdido y concierto en el Grec con La Zarabanda, 15 de julio del 2012

La semana pasada asistí (aunque me perdí al showcase) a la presentación de El ritmo perdido, (Ed. Península, 2012), ensayo de Santiago Auserón, el álter ego en la vida real de Juan Perro; ensayo en el que investiga en las tradiciones líricas de la península, ahondando en la influencia de los ritmos africanos a través de las culturas que se aposentaron en la península (musulmana, judía, africana), desparramada a lo largo de nuestra rica tradición musical (desde las jarchas hasta el flamenco), hasta que siglos después, de rebote y desde el otro lado del Atlántico, volvió con otras formas (rock’n’roll, soul, ritmos caribeños) y con un impacto descomunal.

Santiago Auserón, licenciado en Filosofía por la Universidad Complutense, demostró ante su editor (visiblemente atribulado ante la incontinencia verbal de su autor) no sólo haber adquirido, a lo largo de estos años, un profundo conocimiento de la historia de la música popular (y de la historia en sí), sino también el afán por investigar más allá de los límites del academicismo. Incisivo, divertido, ameno, a poco que uno se dejase llevar le contagiaba el entusiasmo por la música y por ese fascinante escenario que es la historia de la península Ibérica desde la perspectiva musical.

Y es que el ensayo parte de sus experiencias infantiles, con los primeros discos de esa música negra que llegaban a su ciudad natal, Zaragoza, a través del contacto con los estadounidenses que trabajaban en la base militar aledaña. De esa música urgente, vital y tan asimilable a un grupo o tribu, a Radio Futura, Juan Perro, el Caribe y la música negra. Auserón/Juan Perro es un tipo inquieto; actualmente, gira con La Zarabanda, mezclando en su repertorio mestizo clásicos del rock y el soul, como los que, el pasado 15 de julio, interpretó en el Teatre Grec de Barcelona.

Cuatro meses atrás, después de una lluvia repentina de verano que noqueó uno de los teclados, con unos tres cuartos de hora de retraso y las sentidas disculpas de Santiago Auserón, Juan Perro y La Zarabanda ofrecieron un viaje a esa tierra (o a ese mar, dado que está hecho de corrientes que fluyen en todas direcciones, se mezclan y calan en playas lejanas) mítica y mágica de la música mediterránea, europea, oriental y africana; primero nos ofrecieron una zarabanda para, acto seguido, atacar las composiciones del último disco, Río Negro (La Huella Sonora, 2011), un disco menos impregnado de los aires caribeños de anteriores trabajos y más entroncado en el soul. Simplificando muchísimo, pues es mucho más amplio y más sutil que este triste resumen. Al poco intercaló el “Blueberry Hill” de Fats Domino, dejando claro que la noche iba a tirar por derroteros poco previsibles.

Como pasa cuando se cuenta con una banda excepcional, poco puede hacer el público para resistirse a sentir, vibrar y acabar bailando en los rellanos de las escaleras esculpidas en la roca de Montjuïc. El repertorio fue desgranando esos éxitos más suculentos de la carrera en solitario (mi debilidad es, lo reconozco, “No más lágrimas”) y clásicos afroamericanos como “Twist and Shout”, “Back Off Bogaloo” o “Qué rico el mambo” para acabar con “La negra flor” (por fin cayó una de Radio Futura, la asignatura pendiente de mi juventud) y despedirse con una jam session del clásico Herbie Hancock “Watermelon Man” gloriosa.

Dio pena marcharse del Grec esa noche. Nos hubiéramos quedado el tiempo que hiciese falta.

Una recomendación de amigo para todos aquellos que, llegados a este punto, tengan el ceño fruncido porque consideran que Juan Perro es… ¿poco cool?, ¿ajeno a sus gustos?, lo que sea; si podéis acercaros a un concierto suyo, o si presenta El ritmo perdido en una librería cercana, entrad con los oídos bien atentos y desprendidos de cualquier prejuicio: en su espíritu, jovial, espontáneo y lleno de ímpetu encontraréis la esencia de la música, esa comunicación que transmite ideas y modula el ánimo.

Anuncios

Autor: Álex Vidal

A los 7 años me llevaron a ver Star Wars y decidí estudiar Físicas. A los 11, leí a Asimov y me dije: "Yo quiero escribir historias tan grandes como estas" (espero que usando más palabras que él). Hoy trabajo juntando letras en una editorial mientras pierdo el tiempo en múltiples frentes. Aprendiz de todo y maestro de nada. Es mi sino.

3 comentarios en “Juan Perro: El ritmo perdido y concierto en el Grec con La Zarabanda, 15 de julio del 2012”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s