Primavera en el Primavera #ps11 (4)

Sábado, 28 de mayo. Vale, me levanté un poco tarde. Vale, comí tarde. Vale: bajé a toda pastilla (sin exceder el límite de velocidad; eso, nunca); esta vez no me metí en La Mina y, tras una vuelta, encontré un sitio mínimo en un chaflán a apenas 5 minutos del recinto del Fòrum. 5 minutos a mi paso, aunque entorpecido por modernos en trayectorias aleatorias, lateros en trayectoria de colisión y municipales jodiendo las trayectorias por los pasos de cebra.

En fin, que llegaba justo, justísimo para el concierto en el Auditori del Fòrum de John Cale, que todo el mundo insiste en que es galés (como si fuera el rasgo distintivo del músico; por el kilt, además, todos pensamos que era escocés) para tocar en su totalidad Paris 1919. Carolina, que ese día se unía a la Alegre Compañía del PS11, había comprado los tickets de reserva. Por cierto, ¿había comentado los problemas de cobertura del Fòrum? Unid mensajes por Twitter que no llegan, llamadas cruzadas, deslocalización de vallas, y el desastre estaba casi asegurado.

Al final me encontraron (me metí en la cola que no me tocaba) y disfrutamos de un concierto preciosista, de esos que, a pesar de la complejidad de la propuesta, cala… Bueno, y también será recordado por la inclusión de un corte, de título sonrojante y sonido funky blanco setentero completamente anodino y fuera de lugar. El dato: Jarvis Cocker y su novia andaban por el Auditori. No, no hice de fanboy, ¿pa qué? El segundo dato: los sombreros de promoción de esas pastillitas de menta de forma triangular son para cabezas tamaño guiri descerebrado.

Al salir se reunió la Alegre Compañía al completo (Anna, Caro, Enric, Roque y un servidor), y empezamos a deambular por los escenarios que aún no habíamos visitado (Ray-Ban, Adidas Originals, Jägermeister Vice), a tiempo para perdernos los Papas Fritas y hacer una cerveza bajo un sol que parecía justiciero, aunque Enric me alertó de que… bueno, que qué hacía ese sábado sin chaqueta, que tanto me había estorbado el día anterior.

Ya era hora de ver a otro cabeza de cartel en el escenario San Miguel, Fleet Foxes. Y os lo digo desde ya: el neo-folk de sangre de horchata no es lo mío. Nos aburrimos y volvimos a visitar los escenarios pequeños. Descansamos un rato en las gradas del Adidas mientras un cantautor (al que no encuentro ahora en el programa) intentaba espabilar al respetable, y después fuimos al Jaigërmasternosequé a ver a Rubik, un grupo que parecía sacado de Salt Lake City pero que proceden de Helsinki. Indie rock clasicote, un pelín pedestre pero muy divertidos. Después salieron modelos y modelas, que diría la Pajín, a restregars… a dar de probar chupitos del whisky ese de diéresis imposibles. La parte masculina de la Alegre Compañía salió por patas (panda de cobardes).

Nos dirigimos a la zona de avituallamiento a medio camino del escenario Llevant, a probar unas magníficas botifarres, un Jack Daniels con cola (efecto colateral de la sequía cervecera del fail de la tarjeta-monedero; al final le pillé el gusto al brebaje este) y a ver desfilar a la tropa indie-modernillo-guiri-futbolera camino al cabeza de cartel más importante, por lo visto, de la jornada: la final de la Champions. La Alegre Compañía se dispersó entre el partido, Mercury Rev (los que no subirían al día siguiente al Poble Espanyol), y Anna y yo a ver a Einstürzende Neubauten. Me pusieron los pelos de punta: el primer concierto de post rock industrial, con el lider (Blixa Bargeld, guitarrista también de The Bad Seeds) diría que un poco pasado de rosca, y un sonido asfixiante, ominoso, postapocalíptico, y ciertamente contundente. Durante el rato que estuvimos me convencieron de que el mundo es una mierda donde vienes a arrastrarte, a dar beneficios a los capitalista, y a acabar en una cuneta llena de desperdicios. Ya os aviso: si estáis deprimidos, no vayáis a un concierto de esta banda.

Dejamos atrás el escenario Ray-Ban antes de que los de Bargeld acabasen para reunir de nuevo la Compañía y tomar posiciones en el, esta vez sí, concierto de la jornada: PJ Harvey.

Y salió la Harvey con el autoarpa, ella a la izquierda del escenario, mientras la banda se quedaba en el lado opuesto. Una declaración de intenciones en toda regla como… bueno, como todo lo que ella hace. La actitud, la pose, el vestido, el juego de luces… Tiene un magnetismo invencible, y lo sabe y lo exprime hasta dejar boquiabiertos y rendidos a la audiencia. Presentó casi íntegramente su nuevo Let England Shake, una obra ¿patriótica? Seguro que si firmase un Let Spain Shake los politicuchos de este país la pondrían a caldo heridos en el orgullo patrio (evidentemente, tampoco entenderían lo que canta; se ve que es una funcionalidad integrada en el cargo de político). Total, que tenemos a la inglesa vestida con traje largo blanco, en plan Ginebra, el foco centrado en ella, todo blancura, inquietándonos con sus susurros, sus silencios, ese sonido delicado y a la vez incómodo. Pocas concesiones al público: “Down by the Water” o “Meet Ze Monsta”, visitas a discos poco reconocidos como Is This Desire?, y la constatación de que, haga lo que haga, acaba subyugando al público con una perversa, enfermiza seducción. Aquí la seguiremos esperando.

Y ante la duda de si ir a ver a James Blake o Mogwai, un servidor convenció a Anna y Caro para ir a ver a Jon Spencer Blues Explosion. Punk blues rock sexual es la definición que me viene a la cabeza a esa explosión de energía y sudor, acelerones, síncopas, cambios de ritmo destrozapiernas y rasguños eléctricos que te incitan a llevarte al primero o primera (Pajín, la madre que te p…) a la cama. Y a pesar de que James Blake estaba en el Pitchfork y Mogwai en el Llevant, en el ATP no cabía ni una aguja. Creo que aún llevo marcas en las nalgas del medio asiento de las gradas de cemento donde conseguí aposentarme para que los cabezones de turno no me dejasen ver el escenario.

La cuesta abajo de la última jornada en el Fòrum. Vamos al San Miguel a ver Animal Collective, y lo que más me gustó fue que podías ir a buscar cervezas y charlar sin haberte perdido nada interesante. Experimentación psicodélicoelectrónica que puede estar bien si no desconectas del público, que ha ido a verte para bailar y disfrutar de la fiesta, y no para admirar tu ingenio a la hora de crear loops espatarrantes. Total, que me producen el mismo efecto que una banda de hipopótamos a la hora de la siesta.

A las 3.15h, ya bastante rendidos, los que no fuimos a ver a DJ Shadow, aparte de llevarnos después una colleja, nos sentamos en el escenario más húmedo del Fòrum, el Pitchfork, que pisaba por primera vez, para ver a un grupo, The Black Angels, que no me dejará más impronta que el haber puesto banda sonora a nuestra planificación del FIB y a algunos de los momentos más memorables del festival. Respiraciones fuertes, espadas láser o carretadas de frutas mientras allá abajo sonaba un rock setentero deudor de The Velvet Underground que, por lo menos, se agradece tras tanto revival de Joy Division. Eso sí, se ganaron mi corazón al plantar sobre el teclado una bandera de la República.

Y ya, cuando había incubado bien el resfriado que me iba a tener derrotado toda la semana siguiente, y visto que la fiesta ya llegaba a su fin, desfilamos hacia la salida, a sortear la muralla de lateros y a vendedores negros de coca que, como no se explican, acaban llevándose un klínex por si realmente lo que decían es que se les caía el moquillo. Como si yo tuviera pinta de secreta.

Anuncios

Autor: Álex Vidal

A los 7 años me llevaron a ver Star Wars y decidí estudiar Físicas. A los 11, leí a Asimov y me dije: "Yo quiero escribir historias tan grandes como estas" (espero que usando más palabras que él). Hoy trabajo juntando letras en una editorial mientras pierdo el tiempo en múltiples frentes. Aprendiz de todo y maestro de nada. Es mi sino.

3 comentarios en “Primavera en el Primavera #ps11 (4)”

  1. PJ Harvey es Déu. Einstürzende Neubauten depriments (si…mola!). Amb Jon Spencer Blues Explosion m’ho vaig passar pipa…
    I què bé que ens ho passarem al FIB…. #AyDios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s