Primavera en el Primavera (y 5)

Sábado. Y, aun así, reventao. Uno ya tiene una edad, aunque ni lo aparente ni quiera asumirlo. Pero bueno, hago un esfuerzo… y no llego a tiempo para ver ni la película de Animal Collective, ni para Clare and the Reasons. Así que aviso a mis amigos y, tras una primera cerveza (esa tarde el sol cae a plomo), me encamino a l’Auditori, pues tenía buenas referencias de Van Dyke Parks. Y ¡oh!, ¡qué encanto de hombre! El artista de más edad y, quizá, el más juvenil hasta el momento. Derrochó simpatía, cariño, melodías juguetonas, más simpatía, más alegría, y alguna lágrima que también se derramó por ahí. Ya sólo por esto merecía la pena el bono del Primavera, a fe mía.

Al salir, me volví a reunir con Carlos, Dani, Sergio y Silvia. Y esa tarde fue cuando descubrí que, al lado del mar, ¡había otro escenario! El Adidas Originals: un tablado mal montado, a tiro de ola cabrona, apenas a diez metros de las columnas de sonido del ATP (de hecho, durante el concierto de Mujeres, que esta vez hasta sonaban pulcros y contundentes, se oía más a Sian Alice Group).

Sin grandes nombres esa tarde, la mayoría (creo que alguno escogió The Slits o Polvo) nos dirigimos al San Miguel para la que decían era la revelación del año, Florence + The Machine. Y lo que a priori creía que me iba a dejar frío (como los conciertos de Bat For Lashes, un grupo de sonido similar) acabó siendo el concierto del día, Van Dyke Parks mediante. Sí, las canciones no dejan de recordar un montón de sonidos similares, una Björk con menos revoluciones, o el preciosismo un pelín artificioso de Bat For Lashes, pero Florence Welsh tiene una presencia escénica que ya quisieran para sí muchos. Así que de ponerme a analizar el estilo, la puesta en escena o el virtuosismo de la banda acabé saltando y berreando como si estuviese en el concierto de los Pixies de la noche anterior. Si tenéis el mismo prejuicio que yo antes de verla y tenéis la oportunidad, id a un concierto suyo, que no os defraudará. Eso sí, también deparó uno de los momentos más divertidos del festival: “Today is a very special day for my producer, who is just round here and helped us through the recording of the album (o similar). So please, say with me: Feliz Navidad! Happy birthday, Paul”. En fin, que acabamos having a ball, como dicen los anglosajones.

Después estuvimos dando una vuelta, en la que me dio tiempo de llevarme un santo planchazo con una amiga del curso de corrección a la que no le había asociado bien el nombre (¡espero que me disculpes, Lídia!), y nombre que llevaba asociada unas negociaciones laborales en las que no hubo acuerdo. En fin, que si no habéis entendido nada, mucho mejor. Lídia, et dec una cervesa!

Otro de los grupos con los que medios como Rockdelux se deshacen en críticas es Grizzly Bear. Delicado, sí; instrumentaciones intrincadas, atmósferas envolventes, ritmos progresivos, nos fuimos a buscar comida.

Después, volví al San Miguel para ver a The Charlatans, otro de esos grupos que mi desconocimiento musical de postadolescente hizo que me perdiese en su momento.  En su momento, porque el hecho de que su actuación fuese la puesta en escena al completo de su debut Some Friendly… Vale, estábamos ante el revival nineties, descaradamente, pero ¿era esto necesario? Sí, tocaron muy bien, muy pulcros, el disco al dedillo. Decididamente, a mí no me trnsmitieron nada. Nada de nada. Profesionalidad, sí. Ya está. Mejor me hubiese ido a ver Niño y Pistola o No Age.

Y esa noche, si no te gustaban el grupo cabeza de cartel, a saber, Pet Shop Boys, estabas perdido. Sí, tenías a Lee “Scratch” Perry en el Pitchfork, pero ese escenario, a partir de la medianoche, parece que hayan alimentado gremlins en él: es el escenario del Primavera de Nit, y la oferta se especializa en la música de baile y se pone a reventar. Así que deambulé por los escenarios que ofrecían algo y acabé presenciando a un grupo israelí de siete componentes, Eatliz, con una sosías de Juliette Lewis de sensualidad enfermiza a la cabeza que sonaban a descargas eléctricas en un secarral, o unos Muse con las revoluciones a tope. Acabaron con una versión hardcore del “Army of Me” epatante. Si el público llegaba a los cincuenta asistentes en el escenario maldito de Adidas Originals ya se podían dar con un canto en los dientes.

Después, por recomendación de Lídia, me fui a ver a The Almighty Defenders (o sea, Black Lips tocando para The King Khan). Y, bueno, aquella charada pseudoazteca tampoco me motivó mucho. Así que decidí acabar lo antes posible con los tíquets de cerveza que me quedaban y me senté en primera fila del escenario Ray-Ban para el último concierto que me veía con ánimos de aguantar: Orbital. Y, desde luego, cómo cambia la perspectiva cuando te pones en primera fila. Gracias a los tapones pude aguantar esa embestida sónica. El electrodance no es mi estilo, lo reconozco, y The Chemical Brothers supusieron para mí la decepción del Summercase’07. Pero los hermanos Hartnoll son menos fríos que los hermanos químicos: abrieron con un “Satan” pletórico, bajo un bombardeo de imágenes bélicas de impacto, y no dejaron de acribillar con el drum & bass (creo que se llama) más hardcore.


Y a eso de las cuatro de la noche, cuando todos los amigos ya se habían retirado, sudado, baqueteado y satisfecho, aunque me hubiese gustado una jornada más completa como la del viernes, el nene salió por última vez del recinto y se arrastró como pudo hasta su casa, con la sensación de que le hubiese hecho falta más días y más información sobre la burrada de artistas que pisaron este año el festival.

Anuncios

Autor: Álex Vidal

A los 7 años me llevaron a ver Star Wars y decidí estudiar Físicas. A los 11, leí a Asimov y me dije: "Yo quiero escribir historias tan grandes como estas" (espero que usando más palabras que él). Hoy trabajo juntando letras en una editorial mientras pierdo el tiempo en múltiples frentes. Aprendiz de todo y maestro de nada. Es mi sino.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s