Alegrías y (pequeñas) decepciones

La vida está compuesta, según la suerte de cada uno, de alegrías y decepciones. Se podría argumentar que depende de las expectativas sobre el objeto que produce uno de estos sentimientos; si te acercas al nirvana, me imagino que la vida no será más que un plácido discurrir del tiempo. Pero mi relación con el budismo es bastante tangencial…

Tenía altas expectativas en Some Loud Thunder, el segundo disco, recién aparecido, de Clap Your Hands Say Yeah. El caso es que ya había escuchado el disco en mi reproductor de mp3 (no preguntéis cómo, que ha sido como todos vosotros, piratillas 😉 ) y me decidí a comprarlo, pues las canciones estaban mal ripeadas…

Some Loud Thunder
… pero no. Lo que me había bajado era el disco, ripeado con toda su fidelidad. Poca. El grupo liderado por Alec Ounsworth ha decidido dejar la inmediatez las preciosas melodías de su álbum de debut y se ha decantado por un sonido más elaborado y de ritmo más pausado. Sin embargo, en el camino emprendido de una malentendida originalidad, ha ensombrecido la producción: los arreglos contienen aristas sin pulir, y esa saturación de bajos en canciones como “Some Loud Thunder” y “Arm and Hammer”, por mucho que sea un signo de rebeldía, a un melómano actual que tira más de iPod que de cadena Infinity, le trae al recuerdo las cintas grabadas con el sonido demasiado alto, más que no una constatación de rebeldía y brío artístico.

De todas formas, no todo es adverso en este nuevo trabajo. Bajo esta producción árida, molesta en los momentos arriba mencionados, sigue palpitando un talento único, una forma de componer y tocar que se aleja tanto del revival poppie como del rock sucio y el post-punk. Some Loud Thunder se adentra en esas atmósferas de un mundo irreal y poético, de metáforas tanto líricas como musicales, que no apela tanto al baile como a la escucha atenta.

Myth Takes
Quienes, sin embargo, firman un trabajo orgánico y, ¿por qué no decirlo?, completamente sexual, son !!! (no, no es que me sorprenda; es el nombre del grupo. Ya sabéis, pronunciad “chk chk chk” y vuestro interlocutor sabrá de quién habláis). Su anterior trabajo, Louden Up Now, pecaba, a mi gusto, de claros altibajos. Sin expectativas, su nuevo trabajo, el recientísimo Myth Takes, es todo un chute de adrenalina en el cuerpo. Una sección rítmica apabullante, vital, sensual, que compás a compás bombea un sonido lisérgico y casi diría afrodisíaco; diez canciones que exudan vitalidad y apelan al instinto bailongo del ser humano, con un sonido que le debe mucho al funk y a James Brown, pero también al acid-jazz, al electropunk y a casi cualquier género que se pueda meter en la túrmix de la banda neoyorkinacaliforniana. Uno de los grupos que, junto a LCD Soundsystem, nos van a hacer sudar de lo lindo en el Summercase.

De Neon Bible ya hablaré otro día, con más tiempo, que me da cosa hablar de una obra maestra (la segunda consecutiva de Arcade Fire) sin currármelo dignamente…

Anuncios

Autor: Álex Vidal

A los 7 años me llevaron a ver Star Wars y decidí estudiar Físicas. A los 11, leí a Asimov y me dije: "Yo quiero escribir historias tan grandes como estas" (espero que usando más palabras que él). Hoy trabajo juntando letras en una editorial mientras pierdo el tiempo en múltiples frentes. Aprendiz de todo y maestro de nada. Es mi sino.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s