Deudas, deudas, deudas…

Extraído de la noticia de El País: La OCU advierte sobre las prácticas de las empresas de reunificación de deudas.

Está claro que la proliferación de estas empresas no se debía a un arrebato de altruísmo por parte de estos gestores, y dice claramente lo que estaba más que cantado. Cito:

[La OCU] también ha recordado que sus servicios implican pagar más impuestos y, sobre todo, agrandar aún más la deuda.

(Las negritas son mías)

“Lo que no dicen [las empresas de reunificación de deudas] es que cobran altas comisiones (en algún caso hasta el 7%) por un servicio que los propios consumidores pueden negociar con su entidad financiera a un coste sensiblemente inferior”. En la nota también se critica que estas empresas “tampoco dicen que la reunificación de deudas, supone pagar menos, pero durante más tiempo”, por lo que puede tener un coste final bastante mayor para los consumidores (…).

¿Y cuál es su mecanismo?

Estas empresas, “son meros asesores”, que se limitan a cancelar los créditos vivos y proponer un crédito hipotecario nuevo, por el importe necesario para pagar el capital pendiente más las altas comisiones que se cobran y los gastos que la operación supone.

El problema es que su proliferación viene dada no sólo por su omnipresencia en los medios (que no es más que una consecuencia, porque esa presencia es cara), sino porque hay una demanda, y a tenor de su rápida extensión, es una demanda amplia y jugosa.

Pero, ¿cómo no?, no parece que sea un problema prioritario en la agenda política de las Administraciones, cualesquiera colores con que se pinte el cacho del hemiciclo que forma gobierno. Quizá porque el mundo de la política, cada día más, vive del gancho de titulares apocalíptico-chisposos que poco o nada los diferencia de las declaraciones de NuriaBermúdeces (¡uy, como mi segundo apellido!), JulianMuñoces, Pantojas y GrandesHermanos que calientan las tertulias patrias.

A ver cuándo se van a poner a trabajar en serio.

Anuncios

Autor: Álex Vidal

A los 7 años me llevaron a ver Star Wars y decidí estudiar Físicas. A los 11, leí a Asimov y me dije: "Yo quiero escribir historias tan grandes como estas" (espero que usando más palabras que él). Hoy trabajo juntando letras en una editorial mientras pierdo el tiempo en múltiples frentes. Aprendiz de todo y maestro de nada. Es mi sino.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s