Una canción para una chica

Hubo un momento, hace como doce años, en que me enamoré de una chica, una de esas personas con las que te cruzas casi por casualidad en la vida y te hace dudar si realmente existe el destino o, en su defecto, una hamiltoniana que abarca todo el universo y cuya solución particular para este sistema implicaba nuestro encuentro. En aquel momento, contando chistes en la biblioteca de la Facultat de Ciències de la UAB para captar su atención y la de su amiga, su sonrisa me encandiló. Y no defraudó en absoluto: era una sonrisa que provenía de un corazón bueno y amable.

Después, me comporté como un auténtico (censored word).

Más tarde, no tuve el valor de reconocerlo. Es decir, sí, pero vía carta manuscrita. Táctica de cobardes, vale, pero al menos sirvió para sincerarme. Y conservar una amistad que no quiero que se desvanezca.

Mi buen amigo Julián, de forma indirecta, me ha hecho recordar aquella época mágica, a caballo entre 3.º y 4.º de Físicas, a través de una pasión compartida: la música y, más concretamente, Elvis Costello.

Spike, de 1989Me compré Spike, cuando aún estaba enfurruñado por unas (obvias) calabazas, sólo por esta canción. Mi tontería supina me agotó sentimentalmente; y, curiosamente, un año después, conocí, también por esas cosas que te hacen pensar que existe esa H universal, a otra chica también agotada sentimentalmente. Ambos pensamos que eso del amor no da más que quebradoros de cabeza.

Nuria y yo llevamos once años y casi un mes felices juntos.

Ella fue la primera persona a la que le conté que estábamos saliendo. Ella, unos meses antes, también me contó su primer amor.

Ahora mismo no sé dónde paras. Intentaré llamarte, y contarnos nuestras vidas, que seguro que tenemos mucho que contarnos. Pero ya sabes: Elvis Costello escribió esta canción para ti 🙂

Veronica

Is it all in that pretty little head of yours?
What goes on in that place in the dark?
Well I used to know a girl and I would have
sworn that her name was Veronica
Well she used to have a carefree mind of her
own and a delicate look in her eye
These days I’m afraid she’s not even sure if her
name is Veronica

Chorus:

Do you suppose, that waiting hands on eyes,
Veronica has gone to hide?
And all the time she laughs at those who shout
her name and steal her clothes
Veronica
Veronica

Did the days drag by? Did the favours wane?
Did he roam down the town all the time?
Will you wake from your dream, with a wolf at
the door, reaching out for Veronica
Well it was all of sixty-five years ago
When the world was the street where she lived
And a young man sailed on a ship in the sea
With a picture of Veronica

On the “Empress of India”
And as she closed her eyes upon the world and
picked upon the bones of last week’s news
She spoke his name outloud again

Chorus

Veronica sits in her favourite chair and she sits
very quiet and still
And they call her a name that they never get
right and if they don’t then nobody else will
But she used to have a carefree mind of her
own, with devilish look in her eye
Saying “You can call me anything you like, but
my name is Veronica”

Chorus

Veronica

¿Está todo es esa bonita cabecita tuya?
¿Qué sucede ahí en la oscuridad?
Conocía una chica, y juraría
que se llamaba Verónica.
Tenía un carácter despreocupado
y una mirada delicada.
Me temo que ahora
ni siquiera está segura de que se llame Verónica.

Estribillo:

¿Crees que, tapándote los ojos con las manos,
Verónica se ha escondido?
Y todo el rato ella se ríe de los que
gritan su nombre y le roban la ropa.
Verónica.
Verónica.

¿Los días se hacen eternos? ¿Menguan los favores?
¿Deambula él por la ciudad todo el día?
¿Te despertarás de tu sueño, con un lobo en la puerta,
buscando a Verónica?
Sucedió hace sesenta y cinco años
cuando su mundo era la calle en la que vivía
y un joven zarpó al mar
con una foto de Verónica.

En el Emperatriz de la India.
Cuando cerró los ojos al mundo
y se enteró de la noticia de la semana anterior
ella gritó su nombre de nuevo.

Chorus

Verónica está sentada en su silla favorita,
está tranquila y muy quieta,
y la llaman por un nombre equivocado,
y si ellos no aciertan, nadie lo hará.
Pero tenía un carácter despreocupado
y una mirada traviesa.
Dice: “Podéis llamarme como queráis,
pero me llamo Verónica”.

Chorus

Anuncios

Autor: Álex Vidal

A los 7 años me llevaron a ver Star Wars y decidí estudiar Físicas. A los 11, leí a Asimov y me dije: "Yo quiero escribir historias tan grandes como estas" (espero que usando más palabras que él). Hoy trabajo juntando letras en una editorial mientras pierdo el tiempo en múltiples frentes. Aprendiz de todo y maestro de nada. Es mi sino.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s