Estúpidos hombres blancos, de Michael Moore

Deslumbrado por el éxito y el buen hacer como director en Bowling for Columbine (dejando aparte la más que pausible manipulación en el montaje), me dediqué a la lectura del título con unas expectativas optimistas.

Pues nada más lejos de mis expectativas.

El ensayo no tiene por qué estar reñido con el humor; todos hemos tenido maestros en la escuela que nos han amenizado las asignaturas que nos parecían más aburridas. Manipular, recortar o irse por los cerros de Úbeda no son técnicas válidas para el objetivo de establecer una tesis sobre el tema de estudio. No ofrecer datos, sino opiniones, es un pecado capital en un ensayo, que siempre ha de destacar en rigor y claridad de exposición.

Estúpidos hombres blancos, lamentablemente, navega en las procelosas aguas de las tendencias del autor, sin ningún pudor; al contrario, alardeando, vociferando de ello. Deriva así en una repetición de gestos que, a pesar que el interfecto Bush se lo haya ganado con todo merecimiento, hace un flaco favor primero al rigor, y segundo, y más grave, a la causa que parece apoyar. Pues semejante panfleto acabará como arma arrojadiza de los Republicanos en su país para desprestigiar a los que denuncian los excesos de la administración Bush.

Volviendo a lo literario, el primer capítulo, donde Moore hace un repaso de aquellas 48 horas en que los colaboradores de Bush Jr. llevaron a cabo el pucherazo más bochornoso de la era moderna, destaca por el dinamismo y la presentación de ciertos hechos reveladores (y que provocan una situación de impotencia en el lector). A partir de la carta abierta a Bush, el libro empieza a caer, de forma cada vez más pronunciada, en los defectos antes señalados.

Por otro lado, dejando aparte los capítulos que, al lector que no viva en los States le pueden sonar a chino, la obra se deja leer con facilidad, aunque en algún punto se quede embarrado. Moore destaca por su agilidad, aunque su peculiar sentido del humor, no muy sutil precisamente, consiga que su voz rechine demasiado.

Aun así, Estúpidos hombres blancos es una forma entretenida de acercarse al pensamiento del activismo progresista estadounidense, siempre que se tenga en cuenta que estamos ante un panfleto que se pretende sardónico pero que escora demasiado la balanza hacia una visión que puede llegar a ser caricaturesca. Otras obras hay, mucho más rigurosas, que merecen la atención.

Michael Moore
Estúpidos hombres blancos
Ediciones B, col. Byblos Ensayo, núm. 2535/1
ISBN: 84-666-1768-X

Anuncios

Autor: Álex Vidal

A los 7 años me llevaron a ver Star Wars y decidí estudiar Físicas. A los 11, leí a Asimov y me dije: "Yo quiero escribir historias tan grandes como estas" (espero que usando más palabras que él). Hoy trabajo juntando letras en una editorial mientras pierdo el tiempo en múltiples frentes. Aprendiz de todo y maestro de nada. Es mi sino.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s