Cómo desmantelar una bomba atómica (y quedarse ronco en el intento)

Domingo, 7 de agosto del 2005, 21.50 h de la noche, Camp Nou, Barcelona: cuatro irlandeses dan inicio a un pulso rítmico, un sonido que impacta y resuena en 81.000 cajas torácicas; éstas responden con una cuenta peculiar: uno, dos, tres, catorce. Objetivo: desmantelar una bomba atómica, o chorrear estribillos y alaridos eléctricos a la noche barcelonesa.

Resultado: ayer, una ronquera que imposibilitaba que nadie me oyese a más de dos metros de distancia. Tímpanos entumecidos. La mirada perdida. Un recuerdo imborrable.

Advertencia a los que vayan a asistir esta noche al concierto en Anoeta, o dentro de dos días al Vicente Calderón: en un momento de la noche, Bono os pedirá que enviéis un mensaje al 5039 con el texto “Africa”. Recordad que tenéis que escribir Africa más tu nombre y apellido para que, con un poco de suerte, vuestro nombre aparezca en la pantalla gigante al final del concierto.

Y, al día siguiente, en vuestro móvil aparecerá un mensaje como éste:

Hola, soy Bono… muchas gracias por tu SMS. Por favor, visita www.pobrezacero.org y forma parte conmigo de la generación que dice NO a la pobreza extrema…

(El link y el acento de generación son cosa mía. El resto, de la organización, con Bono detrás, por supuesto).

El SMS os costará 15 céntimos de euro. Y alguno se preguntará: “Y bien, con lo que recaudan estos chicos en cada concierto, ¿por qué tenemos que donar nosotros dinero?”. Tema que dará para otra entrada en la bitácora. Pero yo lo hice por:

1. Porque tuve la oportunidad de hacerlo y quise hacerlo. Y debo hacer más, sin duda.
2. Porque más importante que una persona esté implicada, es que 200.000 personas se impliquen. Y eso, en un mundo en que la clase política no va a mover un dedo por evitar la pobreza extrema, puede significar mucho.

¿Quién se beneficia más, la banda o África? Sinceramente, en estos casos alabo y alabaré cualquier acción que favorezca a los más desfavorecidos. Me ofrece mayor credibilidad un músico multimillonario al que no se le caen los anillos para pedir un objetivo tan loable allende los mares. Otros deberían tomar nota.

Anuncios

Autor: Álex Vidal

A los 7 años me llevaron a ver Star Wars y decidí estudiar Físicas. A los 11, leí a Asimov y me dije: "Yo quiero escribir historias tan grandes como estas" (espero que usando más palabras que él). Hoy trabajo juntando letras en una editorial mientras pierdo el tiempo en múltiples frentes. Aprendiz de todo y maestro de nada. Es mi sino.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s